Realizan Vía Crisis del Migrante, en Nuevo Laredo
17 marzo, 2018
Compartir

Realizan Vía Crisis del Migrante, en Nuevo Laredo

* Los  mismos migrantes representaron los personaje bíblicos de la Pasión de Jesucristo.

* En los últimos cinco años  en la franja fronteriza con los Estados Unidos han perdido la vida unos 235 migrantes ahogados en el río Bravo y otros 700 en a zona semidesértica, tanto por frío como por calor.

 SFM/Primitivo López/ Laredo Press

NUEVO LAREDO, Tam., 16 de marzo.- Bajo una temperatura de 33 grados centígrados, se realizó esta tarde el Vía Crusis del Migrante, uno de los eventos más significativos de la Semana Santa, con la participación de hombres, mujeres y niños tanto migrantes como deportados de los Estados Unidos.

El acto religioso inició en las instalaciones del puente internacional “Puerta a las Américas” y recorrió las avenidas Guerrero y Reforma para culminar en la catedral del Espíritu Santo.

También participaron integrantes de la comunidad católica de la Diócesis de Nuevo Laredo, religiosos y làicos.

Julio López, director de la Casa del Migrante Nazareth, quien encabezò el Via Crusis, explicó que el objetivo del viacrucis es una aclamación de caridad y justicia para que los migrantes sean más respetados y valorados como personas, ya que aseguran éstos se ha perdido el humanismo en el mundo”.

Los  mismos migrantes representaron los personaje bíblicos de la Pasión de Jesucristo.

La Casa del Migrante Nazareth estima que en los últimos cinco años  en la franja fronteriza con los Estados Unidos han perdido la vida unos 235 migrantes ahogados en el río Bravo y otros 700 en a zona semidesértica, tanto por frío como por calor.

Actualmente este refugio de la Iglesia Católica aloja diariamente entre 140 a 160 personas, tanto migrantes nacionales y extranjeros aspirantes a “braceros” en la Unión Americana como deportados, hasta en dos ocasiones, quienes intentarán una tercera vez para regresar a territorio estadounidense.

El Vía Crusis del Migrante culminó con una misa oficiada por Monseñor Enrique Sánchez Martínez, Obispo de la Diócesis de Nuevo Laredo.