Parques industriales analizan decreto de recintos fiscalizados estratégicos
8 febrero, 2016
Compartir

Parques industriales analizan decreto de recintos fiscalizados estratégicos

MÉXICO.- Los nuevos beneficios fiscales y facilidades administrativas que emitió el Gobierno Federal para impulsar la figura de los Recintos Fiscalizados Estratégicos (RFE) será evaluado por los parques industriales, ya que su implementación podría representar mayores costos para estos negocios ya instalados, aunque para los nuevos desarrollos tendría más sentido incorporarse a este régimen, según un líder del sector.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) hizo público el jueves pasado un nuevo decreto donde ofrece estímulos fiscales para las empresasque decidan destinar sus mercancías en los RFE y facilidades administrativas para los inmuebles, como los parques industriales, que decidan convertirse en uno de ellos.

En las diferentes reuniones que hemos tenido con la autoridad hemos externado nuestra preocupación de que, como parte del ámbito inmobiliario, nosotros tenemos que pensar en los costos que implicaría la adecuación del espacio para implementar el régimen de Recinto Fiscalizado Estratégico conforme lo requiere la ley, los decretos, la regulaciones”, explicó a T21 Claudia Ávila, Directora General de la Asociación Mexicana de Parques Industriales (Ampip).

Ávila precisó que los miembros de la asociación, alrededor de 250 de ellos, esperan conocer los detalles de las facilidades administrativas que ofrece la autoridad para decidir incorporarse al régimen de RFE y, por ende, las empresas que ahí operarían, ya que en la actualidad muchos de ellas pertenecen al Programa IMMEX, un instrumento que también otorga facilidades y beneficios fiscales para aquellos negocios relacionados con el comercio exterior en México.

A partir de la apertura de fronteras en el país, más que nada desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se han instalado en el territorio nacional varias empresas extranjeras que, de la mano también de compañías nacionales, se encuentran operando en parques industriales por los distintos clústeres que industrias como la automotriz, aeroespacial, eléctrico y tecnológico, entre otros, han fomentado.

Estas empresas participan en cadenas regionales de suministro que realizan algún tipo de manufactura de exportación, principalmente, o también para la venta local.

Para los parques industriales con empresas operando en ellos el convertirse en un RFE podría implicar mayores inversiones, por ejemplo, en el bardeado total del espacio y gastos relacionados con seguridad que exige la autoridad para los RFE, un aspecto que reconsiderarían.

Sin embargo, en los nuevos proyectos es más viable porque ya parten desde el inicio de una planeación dirigida a promover los servicios de un RFE, y que podrían atraer empresas que no necesariamente estén bajo el régimen de IMMEX y que les atraiga la posibilidad de tener esa facilitación aduanera y fiscal que ofrece este régimen”, dijo Ávila.

De los 250 parques industriales aglutinados en la Ampip, sólo dos de ellos operan actualmente como RFE, se trata de WTC Industrial, instalado en San Luis Potosí, e Interpuerto Monterrey, en Nuevo León.