Niño en batalla contra el cáncer fue Comandante por un día
9 agosto, 2017
Compartir

Niño en batalla contra el cáncer fue Comandante por un día

SFM/Neftaly Antonio Gómez

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Luis, de 12 años de edad, recorrió las instalaciones del Cuartel Militar y supervisó al personal castrense.

A sus nueve años de edad Uriel cumplió su sueño: convertirse en comandante.

Por espacio de cinco horas, recorrió las instalaciones del 16vo Regimiento de Caballería Motorizada, dejando de lado momentáneamente la batalla que libra desde hace un año, que está recibiendo quimioterapia ya que presenta leucemia linfoblastica.

Luis Uriel Castro Ibarra, participó este miércoles en el programa de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), “Soldado por un día”, una labor humanitaria que por primera vez se realiza en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Norma Ibarra, acompañó a su hijo Luis en la travesía que este día el Ejército Mexicano le permitió realizar.

Engalanado con un uniforme completo, tenis negros y gorra militar salió a la plaza principal del Cuartel Militar como comandante de la Guarnición Militar del Regimiento 16 de Caballería Motorizada.

El comandante del Cuartel Militar, César Omar Quinn Ponce estuvo a su derecha mientras ambos encabezaron la ceremonia de honores al lábaro patrio.

Uriel recorrió otros espacios de las instalaciones: el módulo de transmisiones, el ranchito y el campo de tiro.

Mientras era guiado por el comandante Quinn Ponce, sus familiares lo seguían de cerca disfrutando el goce del pequeño.

Tras la ceremonia, Luis observó unas demostraciones de rápel por parte del grupo (GAFES),donde después fue llevado al módulo de transmisiones donde giro ordenes por medio de un radio de comunicación.

Es el primer niño en Nuevo Laredo, en recibir el cargo honorario.

Sobre esta actividad, el comandante Cesar Omar Quinn Ponce reveló que el caso de Luis es el primero en Nuevo Laredo, logrado tras una convocatoria abierta, la cual tiene como objetivo cumplir el sueño de algún pequeño que como él, estén viviendo un momento duro.

Aunque el Ejército Mexicano se ha visto envuelto en críticas por violaciones a los derechos humanos y autoritarismo, para algunos sectores de la sociedad también se convierte en una alegría en medio de la crisis, permitiendo a niños como Uriel cumplir un sueño en medio de la batalla contra el cáncer.