La pasión de Lorenzo, es preparar muertos.
6 septiembre, 2017
Compartir

La pasión de Lorenzo, es preparar muertos.

SFM/Neftaly Antonio Gómez

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Lorenzo inició en el oficio de Técnico embalsamador hace 35 años, por casualidad: su jefe que se dedicaba a ello, lo puso a realizar una embalsamación desde entonces no ha abandonado el área de laboratorio.
Rodeado de químicos, agujas, instrumentos y la fría plancha de aluminio para recibir uno de los cuerpos que conserva diariamente.

“Yo empecé de muy joven a mí no me impresiona ver un cuerpo en esas condiciones, para mi es una cuestión muy normal, aquí no hay sentimientos, yo lo considero como un trabajo normal, a mi no me lleves al rastro a sacrificar una res porque me va a dar mucho sentimiento”.

La embalsamación se les realiza a casi todos los cuerpos para preservar el cuerpo lo suficiente para que los familiares puedan velar a su difunto sin malos olores ni que comience a drenar líquidos propios de la putrefacción por la boca o fosas nasales.

Es por eso que, el cuerpo se inyecta con químicos mezclados con agua para matar los virus y bacterias.

“El procedimiento de embalsamamiento depende, si es una persona de muerte natural es una incisión que se hace a la altura de la clavícula se busca la arteria carótida externa y la vena yugular externa, por la arteria carótida se va a inyectar el medicamento y por la vena se va a drenar la sangre, lo que hacemos es entra el medicamento y sale la sangre eso es lo que es una embalsamacion normal, depende también el cuerpo hay varios tipos de medicamentos normalmente usamos un estándar cuando es una persona normal que es menos de 90 kilos, ya cuando pesa más es un medicamento más fuerte, se usan 12 onzas de medicamento por cuerpo, vamos a hablar de una persona de 120 kilos se va a usar 20 onzas o 18 onzas o un bote y medio”.

“Hay personas que mueren de hidropesía que traen acumulación de agua en el cuerpo, ese es otro tipo de medicamento que se usa igualmente las personas que vienen muy pálidas que vienen de una hepatitis, que vienen muy amarillas, es otro tipo de medicamento que traen un colorante que le da un aspecto más natural al cuerpo depende de la situación como llegue cada

Estos procedimientos son en muertes naturales.

“Cuando son personas de accidentes, ya es otro tipo de procedimiento según las lesiones que traiga el cuerpo la autopsia se desviceran los cuerpos, ya no se hace el embalsamamiento normal, se embalsama el cuerpo por partes, se va a embalsamar primero la cara por medio de las carótidas, las piernas se buscan los femorales y en los brazos se buscan las arterias axilares, las vísceras se van tratando en formol, en lo que va uno inyectando el cuerpo ya terminado, el embalsamamiento ya se procede todo a dejar en su lugar, se vuelven a meter sus vísceras dentro de las cavidades y se sutura, ya después viene los maquillajes y las rasuraditas y se les da el punto final para la presentación del cuerpo”.

Para que un cuerpo esté listo para ser puesto en el ataúd y lo puedan ver sus familiares varía entre 3 a 4 horas.

Asimismo, los órganos, corazón e intestinos se vacían por completo con un instrumento similar al que se usa en una liposucción.

Todos los fluidos se concentran en un contenedor especial que los desinfecta para desecharlos posteriormente.

Ser embalsamador también tiene sus riesgos, el principal es trabajar con Cadáveres con enfermedades transmisoras como hepatitis C o Sida.

“Ustedes como familia no van a correr ningún riesgo, porque el cuerpo ya está embalsamado, el riesgo es para el técnico, nosotros llevamos un carnet de vacunación, yo voy cada seis meses a Monterrey a mis vacunas son los refuerzos que me dan, me han hecho análisis, me han hecho endoscopias, por los químicos que estoy oliendo, me han hecho ecos del hígado, riñón es un chequeo completo cada seis meses y vacunas no me salvó de como unas cuatro, pero si hay riesgo aunque uno este inyectado aquí el riesgo es que no te cortes y no entra con cortadas, tu traes una cortada protégete lo más que puedas ponte 3, 4 guantes para que no vayas a agarrar el virus”.

Lorenzo considera como poco popular su trabajo, pero lo hace con amor, en sus manos han pasado personas que respiraban, sonreían y amaban a sus familias.