Javier Duarte…¿el primer chivo expiatorio?
13 octubre, 2016
Compartir

Javier Duarte…¿el primer chivo expiatorio?

 

  • Los priistas quieren ver sangre, principalmente de los culpables que provocaron la debacle.
  • Ramiro Ramos empieza a hacer “rounds de sombra” rumbo al 2017.

Luego de haberle dado la espalda el partido que lo encumbró y que le demuestra todo su desprecio y se convierte en su principal detractor, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, presentó solicitud de licencia para enfrentar las acusaciones que lo tienen al borde de la prisión.

El 12 de octubre, fecha conmemorativa del Descubrimiento de América, quedará grabado en la historia de Veracruz, porque lo que tantas veces exigieron los veracruzanos, por fin se hizo realidad, pero no crea usted que será tan fácil echarle el guante.

Ya que si se quiere ejercer acción penal contra Duarte durante su periodo de licencia, la Procuraduría General de la República deberá solicitar al Congreso local un juicio de procedencia para pedir su desafuero.

Hasta que los legisladores aprueben el desafuero, Duarte podría quedar a disposición de las autoridades competentes para que actúen.

El documento, dirigido a la diputada Octavia Ortega Arteaga, presidenta de la Mesa Directiva del H. Congreso del Estado, con fundamento en el artículo 48, fracción III, de la Constitución Política del Estado, solicitó a la Diputación Permanente, ausentarse de su encargo a partir del día 12, hasta la conclusión del mandato constitucional.

Las redacciones de los medios de comunicación escritos, en los noticieros radiofónicos, televisivos y en las redes sociales, se incendiaron con la noticia de que el gobernador Duarte había entregado el documento para solicitar la licencia para separarse del cargo de gobernador Constitucional de Veracruz.

Aun cuando ya se esperaba desde hace poco más de dos meses la separación de Duarte del Gobierno de Veracruz, debido a las presiones sociales, mediáticas y más recientemente, las de su propio partido, en un claro desmarque de un gobernador que había entrado desde hace más de dos años, por la ruta de la desgracia.

Sin embargo, su caso no fue producto de la casualidad, sino que esta fue una crónica de una muerte anunciada, ya que existen claros indicios de que no pidió licencia, sino que fuerzas políticas lo presionaron para que la pidiera.

Mire usted, que casualidad de que apenas el martes, Duarte se reunió con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, donde supuestamente le informó que  presentaría la petición de licencia ante el Congreso del Estado.

Los que le saben mover al bote de la política, aseguran que no fue de mutuo propio, sino que la licencia de Duarte, ya era cosa juzgada, en un intento por no seguir deteriorando a la ya manchada imagen del Partido Revolucionario Institucional.

Que tanto es tantito, ya que la gestión de Javier Duarte, concluía el 30 de noviembre del presente año.

De consentido del sistema, estrella de su partido, este día, debido a sus excesos, su luz empezó a declinar, para convertirse en un cuerpo opaco, libre de los reflectores de la soberbia, para entrar por el sendero de la vulnerabilidad.

Los priistas quieren ver sangre, principalmente de los culpables que provocaron la debacle de su partido.Analistas políticos que siguieron muy de cerca el caso de Duarte, aseguran que sus mismos excompañeros de partido, no solo le habían dado la espalda, sino que exigían castigo inmediato, invistiéndolo como el primer chivo expiatorio de la debacle del pasado 5 de junio.

Mas sin embargo, surge la siguiente pregunta…¿Se conformarán solo con entregar la cabeza mediáticamente de Javier Duarte? Con sobrada razón ellos mismos se contestan y afirman que habrán de rodar más cabezas, para expiar la culpa.

Existen otros exgobernadores, que aunque ya dejaron esa responsabilidad, deben verse en el espejo de Duarte y uno de ellos, es muy conocido en Tamaulipas y se llama Egidio Torre Cantú.

Ramiro Ramos empieza a hacer “rounds de sombra” rumbo al 2017.

Aun cuando lo va a negar reiteradamente, el expresidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Ramiro Ramos Salinas, ya empezó a hacer “rounds de sombra” con miras al proceso electoral del año 2017.

Para enmascarar sus verdaderas intenciones, Ramos Salinas, convocó a los medios de comunicación y personas representativas para la firma del acta constitutiva de la asociación civil denominada, “Centro de gestión y capacitación”, prendiendo otro reflector que alumbra los esfuerzos aspiracionales de Ramiro.

Por hoy fue todo, para cualquier aportación, aclaración o dudas, dirigirse al correo electrónico librealbedrio57@gmail.com