Francisco Fernández Serrano y su ADN periodística
23 Febrero, 2017
Compartir

Francisco Fernández Serrano y su ADN periodística

SFM/Elisa Quilantán

NUEVO LAREDO, TAM.-El gen del periodismo, lo lleva en la sangre como un valioso legado de quien fue su tutor, su ejemplo de vida para seguir los pasos de su padre, llevaron a Francisco Fernández Serrano a forjar una gran trayectoria periodística de más de 30 años.

Confiesa que al mirar la vista hacia atrás y hacer un recuento de su niñez, juventud y profesión, encuentra que a sus 69 años comparte la vocación y el gusto por el periodismo que le viene de herencia, ya que su padre Francisco Fernández Hernández trabajó toda su vida en esa adictiva actividad, donde el punto de partida la inició en el periódico “El Siglo de Torreón”.

“Yo nací en Torreón, me trajeron a Nuevo Laredo porque mi papá le ofrecieron trabajar en el periódico El Mañana  en 1954, cuando yo tenía 6 años de edad, posteriormente Don Heriberto Deándar Amador, mandó a mi papá a Reynosa para fundar un periódico.

“Desafortunadamente, no pude aprender más de él,  porque la muerte se lo llevó, cuando yo tenía 8 años de edad, pero lejos de frenar mis ímpetus, se fortalecieron en mi interior para forjar mi gran ilusión para seguir su huella, ya que su legado vocación estaba incubado”, recuerda.

Empezó a trabajar como ayudante de columnista,  fotógrafo, todas las áreas del periodismo las cubrió, trabajaba de lo que le dieran, lo mismo cubría policía, que información económica, salud, sociales, deportes, todas las áreas.

“Eso me ayudó mucho para mejorar, pero se ha ido perdiendo porque los nuevos reporteros, quienes no cubren todas las áreas, porque no las dominan, yo reporteaba, redactaba, editaba y tomaba la fotografía”, expresó.

La primera nota

“Mi primera nota que me publicaron fue en septiembre de 1963, fue mi orgullo porque fue en mi trabajo formalmente en la empresa El Mañana de Reynosa, mi nota era sobre una entrevista de unos líderes de colonos que tenían un conflicto y por eso no les hacían obras de beneficio en la colonia, fui a cubrir la nota con el fotógrafo Francisco Villalobos”, dijo.

(Reportaje completo lo podrá usted leer en la próxima edición de la revista impresa)