25 junio, 2015
Compartir

Es la Procuraduría Federal para la Defensa del Trabajador, verdugo de los obreros

Por: Juan Guzmán.

NUEVO LAREDO, Tam.- Provoca la Procuraduría Federal para  la Defensa del Trabajador pérdida de demandas  colectivas laborales en Nuevo Laredo, esto en casos donde maquiladoras de capital estadounidense han cerrado sus puertas de un día para otro sin liquidar conforme  a la ley a sus empleados.

En Nuevo Laredo, en menos de tres años, son dos empresas las que han dejado a casi  600 trabajadores en la misma situación, la primera fue la maquiladora denominada “Cocimax”, la cual elaboraba  cocinas integrales para Estados Unidos y de un día para otro cerró sus puertas.

Este caso ocurrió en  el mes de Noviembre del 2012 y hasta el  momento no se ha podido resolver, debido a que según lo que mencionan los ex empleados, la PROFEDET integró mal la demanda provocando que la empresas se amparara y hasta el momento, después de años no se ha podido finiquitar ese caso.

Gerardo Mesina Ojeda manifestó que parte de esos errores cometidos por la Procuraduría Federal para la Defensa del Trabajador está el haber dejado fuera de la demanda laboral a 30 empleados, mismos que tenían antigüedad de más de 20 años, por lo que se  presume  que la Procuraduría se “vendió”, debido a que casualmente ellos eran los de más  antigüedad.

“Nosotros pensamos que algo raro hubo ahí, hasta pensamos que la procuraduría a cargo de la  licenciada Laura Salas Castillo se vendió, debido a que le señalamos en repetidas ocasiones los errores que a simple vista nosotros veíamos y nunca hizo nada, le mencionábamos que estaban a punto de vencerse fechas para la aportación de pruebas a nuestro favor y ella decía, “yo soy la  licenciada y yo sé lo que hago. Por ello complicó nuestro caso y nos dejó fuera de la demanda a treinta compañeros, que ahora nadie nos sabe decir qué pasara, además los otros cien aún siguen batallando para que se les resuelva la demanda”, refirió.

Ahora existe el temor de que pierdan la demanda también ellos, ya que otras de las empresas  HI que elaboraba manipules para autos cerró el año pasado de igual manera, dejando sin liquidación a  367 empleados.

Les dieron el fallo y fue a favor de la empresa, ya que según menciona el tribunal colegiado con sede en Reynosa Tamaulipas, la PROFEDET no acreditó el despido injustificado y aunque la junta local dictó un primer laudo a favor de los trabajadores, el tribunal  de Reynosa lo echó abajo, ya que textualmente dice que “la parte demandante no acreditó con probanza o testimoniales que el despido fue injustificado por medio de la empresa, ya que en ningún momento mencionan nombres de quién los corrió del empleo o les dijo que ya no se presentaran a laborar”.

Los empleados demandantes se dijeron preocupados por estos dos casos colectivos, donde trabajadores  sin justificación alguna han resultado afectados por el mal proceder de la PROFEDET en Nuevo Laredo, ya que mencionan que el despido injustificado se dio y no es posible que el organismo que  te debería ayudar, te complique más el caso y en otros hasta te haga perder la demanda.