El PRI y su caballada flaca
12 julio, 2016
Compartir

El PRI y su caballada flaca

  • Enrique Ochoa Reza, ampliamente cuestionado.
  • Manlio y el Ave Fénix.

Cuando el entonces gobernador de Guerrero, hace cuatro décadas, Rubén Figueroa, puso de moda esta frase: “la caballada está flaca”, se refería a la podredumbre en los liderazgos y en prospectos para candidatos a puestos de elección popular.

Este concepto le viene como anillo al dedo a la otrora invencible aplanadora priista, ya que luego de poner todos los huevos en una canasta, con la malograda dirigencia de quien muchos consideraban el Santón del PRI, Manlio Fabio Beltrones, como castillos de naipes, se cayó esa percepción y perdieron al prohombre que se perfilaba como fuerte prospecto para la grande.

Los momentos históricos que vivió nuestra nación nos ubicó en otra realidad, nunca antes pensada para los priista, ya que de rompe y rasga, de las 12 gubernaturas que estuvieron en juego, el PRI solo pudo rescatar y con las uñas, 5 y el resto fue para el Partido Acción Nacional.

A partir de ese momento, la geografía política cambió drásticamente en nuestro país, porque la sociedad mexicana, por fin se decidió a ejercer la fuerza que tiene, a través de su voto y decidir quienes los gobiernan y representan.

Esa calificación de la sociedad, empoderó al Partido Acción Nacional, al grado de que los resultados electorales del 5 de junio, a los propios panistas le fue sorprendente, es cierto que no esperaban una cosecha tan fructífera de triunfos, pero al mismo tiempo, empobreció políticamente al PRI.

La lección dirigida a la soberbia, tal parece que no le dejó ninguna enseñanza al PRI, pues con el sobado perfilamiento del exdirector general de la Comisión

Federal de Electricidad, nuevamente se abre la caja de pandora, con todo su contenido lleno de simulación, imposición, dedazo y soberbia institucional.

De nada le sirvió al PRI, venir de un descalabro político electoral, sino que sigue con sus mismas mañas, cuerpeando amigos, compadres, novios o novias de quienes tienen el sartén por el mango, para que cumplan cierta función que sirva para planes perversos.

Tal es el caso de Enrique Ochoa Reza, quien es parte del grupo cercano al Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, quien de esta manera, quiere convertirse en el dueño del equipo, con su respectivos bates, pelotas, guantes y hasta ampayers.

Dicen en el rancho, que en las peleas de mulas, sólo las patadas se escuchan y además, se ven, porque para nadie es desconocido que en las grandes alturas, allá en el Olimpo Nacional, existen piquetes de ojos, algunas hasta puñaladas por la espaldas, zancadillas e incluso hasta mordidas, de quienes se creen con los merecimientos de ser candidato a la Presidencia de la República, de lo poco que queda del PRI.

Por lo pronto están

haciendo su luchita, para poner a personajes a modo, para que puedan operar la designación de una manera planeada, en donde el nombre de Videgaray, a como se ve la

situación, le dieron bateo libre para que haga lo que se le pegue en gana.

Por lo pronto a su alfil, Enrique Ochoa Reza, en diversos medios, por redes sociales, se nota un truculento “fuego amigo”, por parte de aquellos que se sienten con los merecimientos suficientes de ser, pero ven que el Secretario Videgaray está acomodando sus piezas, para que él pueda ser el candidato u otro que el dedazo señale.

A Ochoa Reza, lo traen como badajo de campana, porque presentan una credencial de afiliación priista, pero por otro lado, cuando quiso ser consejero ciudadano del IFE, simplemente negó tener alguna relación partidista. Pero eso no tendrá la menor importancia, a final de cuentas, será el encargado de operar el PRI la selección de abanderados para el 2018.

Pero por más que se agudizan los sentidos, se abre y se cierra el diafragma de los ojos para percibir algunas o alguna persona que tenga la capacidad, carisma, liderazgo y militancia para ser un buen candidato a la Presidencia de la República, por parte del PRI y nada, no vemos a nadie con los espolones suficientes para ser competitivo y aspirar a retener la silla presidencial en poder de EPN.

Y como consignamos al principio, sin lugar a dudas: en el PRI la “caballada no solo está flaca, sino que está famélica”.

Manlio, y el Ave Fénix

Pasando a otro tema, también con fuerte olor a azufre, tenemos que luego de su salida del CEN del PRI, por la puerta de atrás, el otrora poderoso e indiscutible activo del tricolor, Manlio Fabio Beltrones, está sacando fuerza de su debilidad.

Por lo pronto, urge a su partido a darse una sacudida para reflexionar de mejor manera, si no hay consecuencias, la reflexión va a ser muy limitada.

Es más se afirma que está preparando su regreso, como el Ave Fénix, surgirá de entre sus cenizas, ¿Usted cree que lo pueda lograr?

Por hoy fue todo, para cualquier aportación de ideas, aclaración o dudas, dirigirse al correo electrónico librealbedrio57@gmail.com