21 julio, 2017
Compartir

DIF ayuda a menores que trabajaban en las calles

SFM/Neftaly Antonio Gómez

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- En Nuevo Laredo, Tamaulipas la cuadrilla de la Unidad Especializada para la Atención de La Violencia Intrafamiliar Y Violencia De Genero (UNEVIG), adherida al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), ha detectado en los últimos diez meses 12 casos de niños que trabajan en la calle, 4 de ellos ya se encuentran becados en el Programa de Prevención y Atención a Niños y Niñas y Adolescentes en Riesgo de Trabajo Infantil (PANNARTI), los 8 restantes estudian y trabajan. Los menores oscilan desde los 8 hasta los 16 años de edad.

“Nos han reportado niños los cuales están en la calle y de otra manera trabajando, nos hemos acercado a ellos con la única finalidad de que nos lleven a sus casas para poderles levantar un estudio socioeconómico en trabajo social, ya que si detectamos que están trabajando y no están estudiando les ofrecemos a sus papas la opción del programa PANNARTI, que es un programa en donde con personas del itea dan clases a los niños”, dijo el Director del Sistema DIF, Anuar Kassim Terán.

Desde el mes de febrero hasta la fecha, se tienen estas denuncias que han hecho ciudadanos por las redes sociales y vía telefónica, otros han sido detectados por Unevig, en sus rondines de vigilancia.

Cuando algún menor es detectado por el personal, el protocolo a seguir es el siguiente: se acercan a cuestionar al pequeño, y les preguntan a los vecinos del sector si lo conocen, de no ser así automáticamente son remitidos a la casa hogar “Mi casa” del Sistema DIF, donde les brindan alimentos, chequeo médico y el menor es resguardado hasta que vayan sus padres a reclamarlo.

“Hace falta más orientación los papas están inmersos en trabajo, el papá trabaja en la maquiladora la mamá trabaja en otra maquiladora y los niños los dejan solos, por ende los niños se salen de sus casas buscan interactuar con gente y se salen, los papas están conscientes de lo que están haciendo pero si es importante comentarles que necesitan el apoyo de un psicólogo para que le diga los pros y los contras de que no dejen tanto tiempo a los niños solos”, comento Kassim.

Al arribar los papás, son cuestionados por los trabajadores del Dif, les piden que comprueben por medio de documentos que son los padres del chiquillo, después son sentados padres e hijos, quienes son sometidos a un convenio, el cual consiste asistir a un taller donde les hablaran sobre el valor de la familia.

Debido a la situación económica en la que se encuentran los hogares de esta frontera, la mamá y el papá, tiene que salir a laborar, dejando solos a sus retoños y estos buscan ayudar al sustento familiar, por lo que hacen mandados y otros se dedican al ambulantaje de golosinas.

“Hacen favores de las casas, los niños hacen mandados y los mayores si andan vendiendo semillas, chicles, pero la mayor parte hacen mandados y de alguna otra manera se remunera ese mandado con 5 pesos, 10 pesos, suficientes para un niño de 9, 10 años que junta 40, 50 pesos”, expreso.

La ley dice que ningún menor de edad puede trabajar hasta que tenga los 18 años de edad cumplidos, de estos casos ninguno ha sido de pobreza extrema.

“La ley es muy explícita, los niños no pueden estar trabajando hasta que tengan mayoría de edad, pero finalmente la situación económica es la que desborda esto, por eso hemos tratado nosotros en las brigadas que hacemos en las brigadas médicas, que hacemos en las caravanas de salud, que hacemos llevar las áreas de psicología y jurídico para ver en que podemos apoyar a los papás, esa es la instrucción de la señora Adriana ir a territorio y preguntarte que necesitas, la mayor parte está sin trabajo, los adultos están sin trabajo y siempre salen a buscar trabajo y dejan a sus hijos solos, es una de las consecuencias también”. Subrayo.

En el PANNARTI, hay 36 menores con becas que les cubren toda su educación hasta el nivel de Universidad.