29 diciembre, 2015
Compartir

Descalificaciones, traiciones y puntapiés entre aspirantes

  • Arrecia la lucha por descarrilar proyectos, de frente a la toma de decisiones.
  • Supuestas encuestas, herramientas de campañas anticipadas.
  • En este lapso del fin de año y principios de 2016, se ponen en la balanza las fortalezas y debilidades de cada uno de los suspirantes.
  • Carretera a Ciudad Anáhuac y Lampazos, sendero a la muerte.

 

A punto de que los últimos granos de arena pasen por la estrecha cintura del reloj que marca la hora definitoria, para la selección de los aspirantes a gobernar Tamaulipas, sobre la superficie y bajo tierra se vive una auténtica guerra no muy aseada, para mantener la supremacía de las ambiciones políticas.

Cada uno de ellos sabe que la política, es una confrontación constante de intereses, no de las grandes mayorías, sino de los grupos polacos que se creen dueños no solo de Tamaulipas, sino de México.

A final de cuentas, las ambiciones desmedidas, no tienen colores partidarios,  más bien, son marcadas por el poder y el dinero que ejercen presupuestalmente cada 6 años, para fabricar nuevos millonarios y hacer más ricos a quienes ya  son dueños de esta “multimillonaria industria”.

Si bien es cierto el refrán que dice: “A los amigos hay que tenerlos cerca, pero a los enemigos más cerca aún”, muchos aspirantes, a los “amigos” son a los que tienen demasiado cerca y no saben el daño que les están haciendo porque tiran la piedra y esconden la mano.

Ya que para nadie es un secreto de que las andanadas mediáticas, dirigidas contra Baltazar Hinojosa, provienen de su mismo bando, porque existen intereses muy bien focalizados que lo quieren bajar de su aparente fortaleza.

Lo mismo ocurre con Alejandro Guevara, que prácticamente le han quitado el piso por donde transita, porque no quieren que su proyecto crezca y llegue el momento en que no lo puedan parar.  Así que se desplaza con sigilio en medio de un auténtico “campo minado”.

Es más, se han dado instrucciones directas a los columnistas, editores, concesionarios y reporteros, para que se haga vacío a las actividades que despliegan algunos aspirantes, por parte de quienes detentan el poder político, los cuales, indebidamente, han doblado los cañones para dirigirlos no contra los enemigos naturales, sino para abrir fuego amigo.

Como el pan de cada día, se están sucediendo nuevos episodios, todos originados e impulsados desde las oficinas oficiales, que acentúan la sensación de que existen “dados cargados” hacia determinados personajes que convienen a proyectos personales o de grupo.

Si como vemos, el año 2016 se llevará a cabo una de las elecciones más competidas en la historia de Tamaulipas, veremos si la selección tomada fue la correcta para alcanzar el éxito o perjudicó más el fuego amigo, antes de la definición, que las estrategias de los rivales.

Supuestas encuestas, herramientas de campañas anticipadas

 

Mientras son peras o son manzanas, siguen imperando las supuestas encuestas que como “trajes hechos a la medida”, señalan como punteros a quienes los contrataron, como convertirse en verdaderas herramientas de campañas anticipadas, que les ayuden a cristalizar sus sueños, vendiendo en México o en Ciudad Victoria una imagen de invencibles y que el “Dedo Divino” los señale para abanderar a su partido como candidato a la gubernatura.

Para hacer este trabajo sucio de las mediciones, de manera inmoral se contratan a veces a empresas que tienen cierto prestigio, pero que ya han sucumbido a la tentación del dinero fácil y en otras, simplemente contratan a empresas patito para no gastar tantos recursos.

Quienes están invirtiendo en los aspirantes, han arreciando el paso, porque saben que de aquí a mediados de mes de enero, se estarán llevando las mediciones de las debilidades y fortalezas de los personajes políticos formados desde hace mucho, y los recién integrados como es Alejandro Etienne Llano, Ramiro Ramos Salinas y Edgar Melhem Kuri.

Carretera a Ciudad Anáhuac y Lampazos, sendero a la muerte.

Pasando a otro asunto, igual de preocupante, comentaremos la falta de interés demostrado por las autoridades neoleonesas para darle mantenimiento o rehabilitar la carretera Nuevo Laredo-Ciudad Anáhuac-Lampazos, ya que se ha convertido en un verdadero sendero hacia la muerte.

Esa importante vía de comunicación interestatal, se encuentra totalmente destrozada, debido al nulo mantenimiento ejercido desde hace varios años, ya que desde el límite de estado con Tamaulipas, el contraste es realmente abismal. Esto es porque desde Nuevo Laredo, salvo un pequeño tramo de Tamaulipas, que ya empezó a deteriorarse y si las autoridades no le ponen atención, dentro de muy poco esa carretera podría causarles grandes dolores de cabeza.

Precisamente el día 23 de diciembre, en el Kilómetro 144 de la carretera Lampazos-Ciudad Anáhuac, a escasos 35 Kilómetros de Lampazos hacia el Norte, ocurrió un una volcadura de una camioneta de Fuerza Civil, debido a un peligrosísimo hoyanco en plena carretera, que originó que tres policías estatales resultaran lesionados.

Dos días después, una familia neolaredense, en ese mismo sitio tuvo otra volcadura por el mismo motivo, al tratar de sacarle la vuelta al enorme bache sobre la carretera, sin que hasta el momento, ninguna autoridad local de Lampazos, ni estatal, hayan colocado señales preventivas para evitar más tragedias.

Así están las cosas, ya que las autoridades municipales de Lampazos, por ser panistas, le echan la culpa al estado, solo se enfrascan en juegos de procedimientos, jurisdicciones y deslinde de responsabilidades, pero mientras los operadores y automovilistas que diariamente transitan por esa peligrosa carretera, toman un auténtico camino hacia la muerte.

Por hoy fue todo, para cualquier aportación, aclaración o dudas, dirigirse al correo electrónico librealbedrio57@gmail.com