¡Contenedores a dieta!
8 abril, 2016
Compartir

¡Contenedores a dieta!

SFM/Agencias.

MÉXICO.– El viernes 1 de julio de 2016 está llamado a ser un día catastrófico para el transporte marítimo si no se toman las medidas para cumplir con la última enmienda al Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (SOLAS), la cual establece que la documentación para cargar al buque los contenedores deberá incluir la Masa Bruta Verificada (VGM por sus siglas en inglés) de los mismos, lo que trae de cabeza a los países adheridos a la Organización Marítima Internacional (OMI), y México no es la excepción.

“Se estima que 20% de los contenedores que se transportan en el mundo son sobrecargados por sus embarcadores. Un contenedor de 20 pies vacío tienen peso o tara de dos mil 300 kg y admite una carga de alrededor de 28 toneladas.

El naufragio del buque MSC Napoli en 2007, así como otros accidentes causados en la última década por la sobrecarga de los buques, obligó a la industria a poner mayor atención en el suceso, toda vez que se encontró como causa común que la mayoría de los barcos siniestrados llevaban a bordo contenedores con declaraciones inexactas de su peso.

En el caso del MSC Napoli, accidentado en el Canal de la Mancha con dos mil 395 contenedores de 20 pies (TEU) a bordo, se encontró que uno de cada cinco TEU estibados en cubierta presentaban sobrepeso de hasta 20 toneladas, lo que derivó en 312 toneladas de más en comparación con el peso declarado al momento del zarpe; lo que llevó al Comité de Seguridad Marítima de la OMI a buscar detener, desde 2014, la práctica de atestar los contenedores.

Casi dos años han pasado y parece ser que el momento llegó. De acuerdo con Hamburg Süd, el expedidor será el responsable de verificar y aportar la VGM de los contenedores totalmente cargados a la compañía naviera antes de la planificación de estiba y, bajo la nueva legislación global, las transportistas tendrán prohibido cargar contenedores sin esta información.

No obstante, en algunos países, incluido México, los lineamientos para cumplir con el requisito aún no se han hecho públicos y van contra reloj, lo cual podría derivar en retrasos en la cadena de suministro al quedarse en puerto las cargas de exportación que no cumplan con el pesaje de los TEU. La industria está expectante.