Ciudadana Estadounidense denuncia a elementos de la SEDENA y SEMAR
28 septiembre, 2016
Compartir

Ciudadana Estadounidense denuncia a elementos de la SEDENA y SEMAR

“Aunque acudió al Cuartel Militar el comandante Mosqueda, se negó a recibir la denuncia, protegiendo al personal bajo su mando”.

SFM/Agencias

NUEVO LAREDO, TAM.- Un joven y una mujer, ciudadana estadounidense, denunciaron haber sido objetos de acoso, robo, detención arbitraria, amenazas y allanamientos, en contra de elementos de la Secretaria de la Defensa Nacional y de la Secretaria de Marina-Armada de México.

Lázaro Maldonado Eguía, de 20 años, su pareja sentimental Linda Hernández, que se desempeña como Capellán en prisiones de Texas, realizaron la denuncia pública en las oficinas del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

La mujer, ciudadana estadounidense sufrió el robo de 5 mil 700 pesos por parte de los soldados y aunque acudió al Cuartel Militar el comandante Mosqueda, se negó a recibir la denuncia, protegiendo al personal bajo su mando.

Maldonado Eguía denuncio que el pasado día 3 de agosto, cuando había bajado de la camioneta, conducida por su pareja, fue interceptado violentamente por personal militar.

“Me golpearon, estuvieron a punto de asfixiarme, pero como Linda se dio cuenta de lo que pasaba y empezó a tomar fotos, me acusaron de ser halcón y me pusieron un radio, que ellos aseguraron estaba tirado entre el monte”, señaló Maldonado Eguía.

Agrego que acusándolo de un delito falso, lo pusieron a disposición del Ministerio Público, donde recupero su libertad.

Su pareja sentimental, quien lo acompañaba el día de los hechos, señaló que ella fue testigo de la agresión que sufrió el hombre, quien viajaba con ella en la camioneta y solo había bajado al baño, en el cruce de las calles Eva Sámano y Mina.

“Pero no fue la única ocasión, tres días antes, nos habían parado para una supuesta revisión, en la que los soldados se robaron 5 mil 700 pesos que traía en mi bolsa de mano, además de acusar a Lázaro de ser halcón; en esa ocasión, no se lo llevaron detenido, porque yo lo impedí”, dijo la mujer.

Agrego que días después del 30 de agosto, personal de la Marina allano la vivienda y los sometieron a una agresiva revisión, asegurando que todos eran delincuentes y los iban a detener.

“No somos delincuentes, yo trabajo como Capellán en las prisiones de Texas y eso fue lo que impidió una violación a nuestros derechos; yo les dije que ellos estaban para cuidar a la ciudadanía no para perjudicarla”, enfatizo la mujer.

Ante el temor fundado de que el joven y su familia puedan ser objeto de alguna represalia por parte de los militares o marinos, se hizo la denuncia pública, que también será hecha ante el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo y ante el personal del Consulado de Estados Unidos.