Bonos de fin de año a legisladores son insultantes: Iglesia
12 diciembre, 2016
Compartir

Bonos de fin de año a legisladores son insultantes: Iglesia

SFM/AGENCIA

 

 

Ciudad de México.- La Arquidiócesis de México calificó como “escandalosos e insultantes” los bonos de fin de año otorgados a legisladores y funcionarios, y pidió replantear el servicio público y revisar las condiciones de la distribución de la riqueza.

En su editorial del semanario Desde la Fe, la Iglesia católica fustigó las asignaciones de bono de fin de año de los legisladores y funcionarios públicos, que van de 140 mil a 586 mil pesos, a pesar de tener “un país de pobres”, donde el salario mínimo sólo aumentó siete pesos.

“A fines de año surgen noticias de pagos escandalosos de aguinaldos y bonos para legisladores y funcionarios. Y esto demuestra cómo debemos replantear el significado del servicio público al ser una labor para el bien del país, no filón de oro y manantial de inmorales e insultantes riquezas”, indica el editorial titulado “Los inmorales”.

Si bien las leyes “garantizan que los salarios sean justos para satisfacer las necesidades básicas de la familias mexicanas”, hay “serias divergencias que deberían interpelarnos si queremos alcanzar mejores condiciones de justicia económica”, agrega la publicación.

La arquidiócesis recordó que los representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) aprobaron en noviembre pasado un aumento al salario de los trabajadores, al pasar de 77.04 a 80.04 pesos diarios, es decir, un alza del 3.9 por ciento.

Consideró que en nuestro país deben revisarse las condiciones de equidad y de distribución de la riqueza para que los salarios sean justos para satisfacer las necesidades básicas de las familias mexicanas.

Destacó que mientras hubo “drásticos recortes” presupuestales a ramos tales como el campo, desarrollo social, ciencia y tecnología, salud y cultura, no se siguió la misma tendencia a ciertas prestaciones de los servidores.

“El mismo presupuesto aprobado por los diputados no movió ni un peso a estas prestaciones frente a un país de pobres. Por ejemplo los senadores gozarán de una recompensa de fin de año de 234 mil 330 pesos; los diputados de 140 mil 504 pesos; el auditor superior de la federación 404 mil 278 pesos; ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación 586 mil 356 pesos”.

El editorial refiere que “estás altísimas cifras no es ocioso. Demuestran cómo estás escandalosas recompensas de fin de año son sólo la punta del iceberg del cúmulo de beneficios anuales que rebasan los límites de este espacio editorial”.