3 razones por las que deberías borrar el ‘Grupo de chat de la oficina’ de WhatsApp
10 febrero, 2018
Compartir

3 razones por las que deberías borrar el ‘Grupo de chat de la oficina’ de WhatsApp

No deberían hacerlo.
 SFM/Staff

CIUDAD DE MÉXICO.- Para muchos jefes, el uso de WhatsApp como herramienta de trabajo, soluciona muchos problemas de inmediatez y desde entonces, una práctica común ocupa la creación de grupos de chat entre colaboradores o trabajadores de un área.

Muchos piensan que esta “jugarreta”, es conveniente para los jefes y un problema para los subordinados.

La idea principal es que al ser un servicio de uso constante, que permite revisar la última conexión de los integrantes, se “obliga” a los empleados a contestar a la brevedad, lo cierto, es que su uso como herramienta de trabajo no debería fomentarse, en muchos lugares están comenzado a reflexionar sobre ello.

Según lo publicó el “Hindustan Times”, marcas en la India como Adidas y Jubilant FoodWorks Ltd (que administra Dunkin’ Donuts y Domino’s Pizza en ese país), están desarrollando medidas específicas respecto al uso del servicio como herramienta de trabajo.+

Si quieres que tu jefe elimine el “Grupo de Chat de la oficina”, dile que debería considerar lo siguiente:

No es  un canal oficial de comunicación
Uno de los principales motivos de éxito de WhatsApp, es la informalidad que significa su uso. Se responde de forma rápida, en mensajes breves y generalmente concisos.

En el trabajo se requiere más formalidad e información más detallada de las acciones a realizar. Además, guardar un registro oficial de las conversaciones, aunque no es imposible, puede convertirse en un problema si se necesita consultar o verificar alguna información más adelante.

La seguridad de los contenidos
Si alguno de los trabajadores pierde, o le roban el teléfono, entonces se pone al descubierto información laboral y nadie quiere exponerse a esos peligros en el mundo actual.

Pese a que los mensajes de WhatsApp están cifrados, no es algo que las empresas puedan revisar (al menos legalmente), de sus trabajadores en caso de necesitarse.

Un correo institucional o de empresa –o Slack- es otra cosa.